| Calendario 2018 | NEWSLETTER | | COTIZACIONES | Compartir:
Imprimir Recomendar  Tamaño de texto

INTERNACIONAL
8 votos | Notas Destacadas | 25/06/2018


Los productores de petróleo frente al dilema de energía limpia

»   Los inversores no sólo enfrentan la suba de costos y la disputa por los precios, sino que discuten la viabilidad de las empresas a largo plazo junto a la reconversión a renovables

Cuando el mes pasado un inversor frustrado le preguntó al CEO Ben van Beurden si, “con una mano en el corazón”, a Royal Dutch Shell le preocupaba más la sostenibilidad de la empresa o la sostenibilidad del planeta, éste reconoció que el cambio climático será el mayor desafío que enfrentará la industria petrolera en los próximos años.

A continuación añadió que los beneficios que ofrece la energía a millones de personas de todo el mundo son “con frecuencia una cuestión de vida o muerte”.

Pudo haber estado hablando de su propia industria, que acaba de salir de una recesión brutal y que -según algunos- enfrenta un dilema aún mayor: decidir si invierte en petróleo en un momento en que las preocupaciones ambientales podrían registrar un pico de demanda ya en la década de 2020.

Se trata de un asunto que domina la industria energética y determinará el aspecto que tendrán las grandes petroleras -incluidas Shell y BP- en el futuro. A causa de la presión ejercida por los inversores y la necesidad de poner freno a los costos después de que el precio del petróleo se redujera a la mitad en 2014, la industria abandonó en gran medida las nuevas inversiones en forma de megaproyectos -desde la exploración del Ártico hasta las arenas bituminosas de Canadá- que antes eran su fuerte.

Según la consultora noruega Rystad Energy, en la segunda mitad de la década actual, se prevé que los gastos de capital totales de los grandes grupos de petróleo y gas se reduzcan en casi un 50% hasta u$s 443.500 millones, frente a los u$s 875.100 millones entre 2010 y 2015. Aunque parcialmente contrarrestada por una caída en los costos de desarrollo de los yacimientos petrolíferos, la caída también coincide con que los grandes grupos invierten más capital en proyectos de más corto plazo - que se amortizan rápidamente- así como en energía renovable. Los movimientos se producen en medio del temor a que los vehículos eléctricos representen una gran amenaza para la supremacía del petróleo.

En consonancia con lo anterior, van Beurden le dijo a los inversores el mes pasado que Shell ya no es un grupo de petróleo y gas, sino que es una compañía de transición energética, un guiño a su cambio hacia un sistema energético bajo en carbono.

Se trata de una afirmación que hubiera sido impensable hace apenas unos años. Pero los persistentes recortes de gastos y las crecientes preocupaciones relacionadas con el clima dejaron a muchos en el sector preocupados por que la industria esté cometiendo errores de cálculo. Temen que esté dando la espalda a muchos grandes proyectos de petróleo y gas antes de que los aumentos de eficiencia, las energías renovables, los autos eléctricos y las iniciativas para conservar los combustibles fósiles logren poner un tope al consumo. El resultado podría ser un déficit de suministro y un aumento de los precios, lo que supondría un problema para la economía mundial.

“No es prudente mostrarse arrogante respecto de la falta de inversiones”, afirma Stewart Glickman, analista de energía de CFRA. “La caída de los últimos cuatro años a la larga repercutirá en los precios del crudo”.

Glickman añade que, si bien las inversiones en shale estadounidense crecieron a medida que las empresas buscan proyectos de ciclo corto, los cuellos de botella y la pérdida de calidad de las reservas implican que con esto solo quizá no se logre cubrir el déficit. “Asumir alegremente que porque [la industria del shale estadounidense] logró generar suficiente producción hasta el momento podremos seguir haciéndolo es arriesgado”, afirma el analista.

Recortes de inversiones: 1- Mad Dog 2 (rediseñado) Empresa: BP Ubicación: Golfo de México, Estados Unidos Si bien inicialmente se preveía que el proyecto iniciara la producción de petróleo antes de 2020, hace cinco años se paralizó, dado que las previsiones de costos se dispararon a más de u$s 20.000 millones.

BP volvió al ruedo con un nuevo plan que confía en que pondrá un tope de u$s 9.000 millones a los costos, con una producción de 140.000 barriles diarios que empezarán generarse a fines de 2021. (...)

Fuente: El Cronista


1384 lecturas | Ver más notas de la sección Notas Destacadas


Página anterior



Notas más leídas de Notas Destacadas
Yacimiento Loma de la Lata, ¿un gigante en extinción?
El Precio de la Gasolina a nivel Internacional en 2011
Causas y consecuencias sobre la Evolución del precio del petróleo
Río Negro: exitosas licitaciones e importantes hallazgos
Plataforma Offshore del Golfo San Jorge: sin novedades
Ecopetrol no parará expansión
Entorno tecnológico. En aguas profundas.
Neuquén: la problemática del sector petrolero y su impacto social
Intensa caída de industria petrolera en Texas
El escenario petrolero latinoamericano


Home | Arriba | Newsletter | RRHH | Encuestas | Links | Contacto | RSS 
REPORTE UNA NOTICIA
Si tiene una noticia, contáctenos
Teléfono (54 11) 4774 2154
PUBLICIDAD
Copyright © Petrolnews.net - Todos los derechos reservados.
Petrolnews es editado en la Ciudad de Neuquén y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina.
Teléfono (54 11) 4774 2154